Temperatura y humedad

Pocas cosas hay tan importantes para el correcto mantenimiento de nuestra tarántula como lo son la temperatura y la humedad, pues si falla uno de los dos parámetros nuestra tarántula podría morir.

Humedad

M. mesomelas requiere de altos indices de humedad.

El rango de humedad para mantener arañas de la familia Theraphosidae, varia desde un 40% a un 95% dependiendo de la especie, como véis, la humedad se representa en porcentajes con el simbolo %, no tiene una unidad de medida propia como puede ocurrir con la temperatura y los grados centigrados o celsius.

Esta humedad se proporciona vertiendo un chorro de agua directo al sustrato, teniendo cuidado de no excedernos, ese agua será absorbida por el sustrato y aportará la humedad necesaria durante unos días. La evaporación que se produce de forma natural hará que el agua del sustrato se reparta por todo el terrario trasportada a través del aire, aumentando así la humedad relativa del ambiente. Es importante medir bien y no llegar a encharcarlo, pues es muy frecuente que por falta de experiencia se tienda al exceso de humedad. En muchos casos con las especie más secas obtendremos los niveles adecuados simplemente con la evaporación del cacharro del agua, en esto también influirá la zona en la que vivamos, pues en las zonas de playa el porcentaje de humedad siempre será más alto y quizás nos afecte positivamente a la hora de mantener a nuestras tarántulas.

Un higrómetro nos asegurará que la humedad es la adecuada, aunque no suelen funcionar muy bien, son aparatos baratos y fáciles de conseguir en casi todo tipo de comercios, nos van a ser muy últiles para hacernos una idea de la humedad de cada terrario, aunque como digo, no debemos fiarnos de ellos completamente, pues muchas veces estos aparatos fallan haciendo lecturas de humedad por debajo de lo real. Uno de los errores más comunes es colocar el higrómetro a mucha altura, hay que tener en cuenta que para las especies terrestres debemos medir la humedad a nivel del suelo, y para las arborícolas a media altura. Yo recomiendo comprar un sólo higrometro con sonda, así vamos metiendo la sonda en aquellos terrarios que queremos medir y no necesitamos tener un parato por cada terrario. Con el tiempo todos acabamos calculando la humedad a ojo, observando el color del sustrato podremos hacernos una idea de la humedad del terrario, pues los sustratos húmedos se oscurecen y se van aclarando según se secan.

¿cuando hay que pulverizar?

H. incei bebiendo de gotas de agua después de pulverizar.

Parece que muchos aficionados han llegado a la conclusión de que para mantener la humedad en el terrario es obligatorio hacerlo pulverizando el agua. Y lo cierto es que eso no es así, ni siquiera es necesario en la mayoría de casos, y no es ni recomendable en mucho otros, y ya no hablamos de lo poco practica que resulta ser esta técnica. Bajo mi punto de vista, las pulverizaciones solo son necesarias básicamente para que beban las especies arborícolas o muy tejedoras (sean estas últimas arborícolas o terrestres) que no tengan puesto un bebedero o no suelan usarlo. Pero cuando pretendo aumentar la humedad relativa de los terrarios de estas especies, lo sigo haciendo con el chorro de agua, por tanto, el pulverizador lo uso solo para proporcionar agua para que beban sin que tengan que desplazarse al charro de agua, pulverizando sobre la tela de sus nidos o las paredes del terrario. Tampoco es necesario una larga pulverización para que beban, y basta con uno o dos segundos para dejar las telas cubiertas de gotas de agua.

Mantener la humedad de una T. blondi (95% humedad) solo a base de pulverizaciones es un trabajo bastante costoso y complicado, sobre todo si el pulverizador es de una pulverización por cada pulsación del gatillo, sin embargo esto se soluciona con el simple hecho de verter un chorro de agua, empapando así el sustrato, lo que te da la libertad de preocuparte solo de disfrutar de tu animal el resto de la semana.

Las pulverizaciones tienen otra parte negativa para nuestras arañas, pensad en como es su mundo, un mundo detectado a través de sus pelos, cada brizna de aire, cada vibración es detectada por su sistema nervioso, ¿imagináis el sobresalto que sufren cuando sin previo aviso se les pulveriza encima?, para ellas debe ser como si se derrumbase una casa estando nosotros dentro. En la naturaleza también llueve, pero al sentir las primeras gotas les da tiempo a esconderse en sus nidos, si es que no estan ya dentro.

¿y en el caso de las crías?

Todo lo anterior lo hemos comentado para ejemplares adultos, si hablamos de spiderlings la cosa cambia, al vivir en miniterrarios como tarrinas de grillos, mini-tuppers o carretes de fotos de pocos centimetros, tampoco vamos a echar el agua con una botella con lo complicado que seria en este caso calcular la cantidad adecuada sin excedernos. Para estos casos teniendo en cuenta la poca tierra que hay que humedecer y que muchas veces no les ponemos ni cacharro de agua, pulverizar no tiene nada negativo exceptuando los sustos que les metemos a las pobres arañitas. Pulverizando calcularemos mejor la cantidad de agua y a su vez les proporcionamos agua para beber.

Temperatura

a las T. blondi no les gusta las altas temperaturas.

Las arañas de la familia Theraphosidae son principalmente de climas tropicales, aunque también hay algunas que aguantan un poco mejor el frio. Es un error pensar que todas las tarántulas requieren de altos indices de temperatura, esto pasa sobre todo con algunas que son encontradas en climas semi-deserticos, como por ejemplo las africanas, la realidad es que en su mayoria fabrican madrigueras donde permacen con temperaturas más suaves que las que se encuentran en la superficie. Por tanto, hay que procurar tener en cuenta que aunque vivan en zonas que llegan a superar los 40 ºC, ellas nunca se someten a estas temperaturas, y en las horas de más calor se mantienen bajo tierra a unos aceptables 26 ºC o menos, hay especies que prefieren temperaturas relativamente bajas rondando los 20 ºC, y otras que disfrutan más de los 28 ºC, la media ideal que se suele recomendar son los 26 ºC, y esto es válido para casi cualquier especie, de todas formas siempre es importante informarse de las condicones de cada especie para recrear lo mejor posible los parametros de su hábitat natural.

Hay especies, como algunas Grammostola encontradas en zonas de chile, que viven en zonas donde incluso es posible que llegue a nevar y las temperaturas rondan los 0 ºC, nuevamente las madrigueras les aportan un refugio que les protege de esos climas y aumentan un poco la temperatura, es por esto que para determinadas especies se recomienda imitar las temporadas de frio de su hábitat, lo cual facilita la puesta de ootecas en algunos casos.

Manta y cable térmico usado en terrariofilia

El calor se proporcionara a través de una manta térmica, cable térmico o bombilla de ceramica o luz roja. Estos aparatos los podemos poner debajo del terrario procurando que la calefacción nunca supere el 40% de la base del terrario, o en vertical en un lateral o en la pared trasera, en todos los casos debemos garantizar un lugar frío y otro más caliente, dando así a la araña la opción de elegir. Las mantas y cables lo ideal es que tengan un mínimo de 25 W y las bombillas de unos 8 W.

Para evitar temperaturas elevadas podemos conectar un termostato que regula la temperatura adecuada que deseemos administrar. Algunas mantas y cables ya vienen con ello incorporado.

Cuando disponemos de un número elevado de animales, lo normal es que acabemos dedicando una habitación solo para ellos, lo más sencillo es suministrar el calor a través de un radiador, bien sea de la propia instalación de la casa o eléctrico (calor azul), así obtendremos una temperatura adecuada para toda la habitación. En la actualidad hay radiadores de bajo consumo que nos ayudan a no aumentar demasiado la factura de la luz.

En verano, como es lógico, no suele ser necesario utilizar ningún sistema de calefacción. En esta época del año el peligro suele ser el calor excesivo, para evitar que la temperatura en los terrarios supere los 30 ºC podemos seguir ciertas pautas:

Es importante disponer de un termómetro en todo momento para medir la temperatura y así evitar que estas sean excesivamente altas o bajas. En el mercado podemos encontrar higrometros y termometros en un mismo aparato.